Argentina es famosa por su asado, por su tango y por sus vinos. Y es que en Argentina encontramos numerosas regiones que, gracias a las excelentes condiciones de sus suelos y a su clima, resultan perfectas para producir algunos de los mejores vinos tintos del mundo. Si eres de los que piensa que cualquier corte de carne debe saborearse junto con una copa de vino tinto, ¡adéntrate en el universo del vino argentino de la mano de nuestro restaurante argentino en Barcelona!

El vino tinto y la gastronomía argentina

La calidad del vino argentino ha venido creciendo sin detenerse durante los últimos años, ganando terreno en el mercado internacional. De hecho, a día de hoy, Argentina es el primer productor de vino de Latinoamérica y el quinto de todo el mundo, según datos del 2017.

En Argentina su popularidad es tal que en el 2010 el vino argentino fue declarado como Bebida Nacional reconociendo, así, los siglos de historia de la tradición vinícola del país, incentivando su desarrollo y fomentando su exportación. Desde entonces, el 24 de noviembre, se celebra el Día del Vino Argentino.

vinos-argentinos-recomendados

Además, no debemos olvidarnos de que las carnes rojas son una de las principales bases de la gastronomía argentina, de ahí que el vino tinto, con su exquisito sabor, se convierta en el maridaje perfecto para cualquier corte de carne. Y es que la elección del vino argentino correcto, ¡es capaz de realzar exponencialmente el sabor de cualquier plato!

De entre los vinos argentinos, los Malbec, probablemente, sean los más reconocidos y los que gozan de un mayor prestigio internacional. Esta cepa insignia de Argentina, de orígenes franceses, destaca por ofrecer vinos tintos muy intensos, de un potente color rojo y de matices oscuros, ¡capaces de lograr extasiar de sabor incluso a los paladares más exigentes!

Los maridajes argentinos más típicos

La cocina argentina tiene la suerte de contar con exquisitos manjares perfectos para disfrutar junto con un buen vino: asado, pastas o empanadas casan a la perfección con la gran variedad de vinos que produce el país. Pero, ¿cuál elegir para cada ocasión?

Vino argentino en España

El asado y el vino argentino, siempre tinto

Sin duda, el asado argentino o la parrillada es la estrella de cualquier reunión argentina. Ya te hemos hablado de este ritual culinario en nuestro blog en más de una ocasión, incluso desvelándote algunas de las claves para convertirte en una verdadero parrillero argentino. Volviendo al tema del vino, la realidad es que no hay argentino que se preste que conciba un asado sin un trago de vino tinto.

Pero, ¿qué variedad elijo? ¿Me quedo con el vino argentino Malbec a la hora de acompañar la tira de asado? ¿Me decanto por un Cabernet Sauvignon para el bife de chorizo? ¿Influye el punto de cocción de la carne en la elección del vino?

La verdad es que el corte de carne y su cocción pueden influir perfectamente en la elección del vino adecuado para cada bocado. Nosotros te recomendamos que te decantes por un vino con cuerpo y buena frescura, que limpie el paladar para disfrutar del próximo bocado, como el vino argentino Malbec, sin duda un comodín que te permitirá disfrutar, sin excepción, de cualquier carne del asado por la diversidad que ofrece su cepaje y por ser uno de los tintos más completos.

maridaje-asado-argentino

La pasta y el vino: el secreto está en la salsa

Aunque lo más simple sería afirmar que cualquier botella de vino casa con cualquier plato de pasta, la realidad es que, aunque la base siempre sea la misma (la pasta), la sencillez o la complejidad del plato y, sobre todo, la salsa, reclaman vinos diferentes. La clave, sin duda, está en saber empalmar los ingredientes de cada plato de pasta con las propiedades del vino.

Así, por ejemplo, en los platos de pasta con salsa de tomate, que se distinguen por sus toques dulzones y su acidez natural, lo mejor es decantarse por un tinto de cuerpo medio. En cambio, cuando los quesos, el pesto o el marisco se apoderen del plato, sin duda el vino blanco es la mejor elección: un vino blanco con elevada acidez y aromas afrutados o florales le aportará una buena armonía a cada bocado.

Y para el postre… ¡lo mejor son los espumosos!

Aunque es cierto que los espumosos pueden combinarse con cualquier plato, con los postres maridan realmente bien ya que consiguen realzar sus matices dulces y son una buena elección para conducir los sabores. Sin duda, la mejor elección, son los espumosos semi secos y los cavas brut; ideales sobre todo para acompañar postres a base de crema o frutas.

Vino argentino y postres

Ahora que ya conoces un poco más de cerca la cultura vinícola argentina, ¡solo te queda saborearla! Acércate al restaurante argentino El Calafate y saborea los platos tradicionales de nuestra cocina junto con un buen vino argentino.